Tribunal estatal del Condado de El Paso tiene un solo cargo contra autor de tiroteo

53

Un solo cargo de asesinato capital fue presentado el domingo contra el hombre acusado de matar a 20 personas y herir a más de 20 en una tienda Walmart de El Paso, un ataque masivo que las autoridades estadounidenses están tratando como un caso de terrorismo doméstico.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que el incidente del sábado en la ciudad, de abundante población hispana, parecía ser un crimen de odio, y la policía citó un manifiesto que atribuyó al sospechoso como evidencia de que el ataque fue por motivos raciales.

Por su parte, México evalúa iniciar una demanda internacional por “terrorismo” luego que siete mexicanos perdieron la vida y al menos seis resultaron heridos el fin de semana durante el tiroteo, dijo el domingo el canciller del país latinoamericano.

El tribunal estatal del Condado de El Paso tiene un caso preliminar registrado como “Estado de Texas vs Patrick Crusius” que muestra un solo cargo de asesinato capital.

El sospechoso es un hombre blanco de 21 años de Allen, Texas. Es probable que esa acusación sirva para mantener a Crusius bajo custodia hasta que se puedan presentar cargos adicionales contra él por cada uno de los muertos y heridos.

Los registros también muestran que el domingo se presentó una solicitud de nombramiento de un abogado en el caso.

No estaba claro si Crusius tiene un abogado o cuándo ocurrirá una audiencia de fianza u otras audiencias en la corte. Un fiscal estatal dijo que los fiscales buscarán la pena de muerte contra Crusius si es declarado culpable.

El FBI dijo en un comunicado el domingo que el ataque “resalta la continua amenaza que representan los extremistas violentos domésticos y los autores de crímenes de odio”.

La agencia señaló que teme que más extremistas radicados en Estados Unidos puedan inspirarse por estos y anteriores ataques de alto perfil para participar en actos de violencia similares.

John Bash, fiscal para el distrito occidental de Texas, dijo que las autoridades federales estaban tratando la masacre de El Paso como un caso de terrorismo doméstico.

“Y vamos a hacer lo que le hacemos a los terroristas en este país, que es entregar justicia rápida y segura”, aseguró en una conferencia de prensa el domingo.

Agregó que el ataque parecía “estar diseñado para intimidar a la población civil, por decir lo menos”.